Breaking News

A puro placer: seis tips de oro para un sexo inolvidable

El sexo debe ser visto como un disfrute total y desenfrenado de todo el camino que nos lleva a ese clímax orgásmico y por lo tanto, debemos prestar más atención al camino que a la meta.

La frustración sexual es, en un gran porcentaje de los casos, el resultado de que se cree que el sexo tiene como meta el orgasmo y punto! Pero eso no es suficiente para saciar las expectativas de la gran mayoría de las personas. El sexo debe ser visto como un disfrute total y desenfrenado de todo el camino que nos lleva a ese clímax orgásmico y por lo tanto, debemos prestar más atención al camino que a la meta. Por eso ¡hoy vamos a darle fuerte al juego sexual!

Acá dejamos una serie de tips para que puedan enaltecer su experiencia sexual:

1. Recordá que tu órgano sexual más importante es tu cerebro: el famoso “cerebrito” tiene un lugar protagónico. Comenzá a pensar en el sexo con anticipación, y si podés, comparte tus pensamientos al respecto breve y gráficamente con tu pareja. Una llamadita rápida durante el día no debe interrumpir grandemente su día de trabajo, pero sí puede proveer un poderoso estímulo erótico.

2. Tomalo con suavidad: comenzá besando y acariciando el cuerpo de tu pareja, pero no sus genitales ni sus zonas más erógenas. Podés, por ejemplo, besar la yema de sus dedos o sus pies, sus orejas, axilas, abdomen… y poco a poco ir acercándote a su pecho o sus testículos/vagina.

3. Asegurá el orgasmo, manual u oralmente: muchas mujeres no logran tener orgasmos durante la penetración vaginal. Muchas de las chicas que disfrutan de los orgasmos múltiples tienen más probabilidades de tener un segundo o tercer orgasmo durante la penetración si ya han tenido uno o dos anteriormente. Así que no sean tímidas y tóquense. Y a los chicos, les aconsejo que aprendan de ellas! Observá mientras tu pareja se masturba (algo de por sí, super excitante); y luego utilizá el mismo tipo de caricia y la misma presión y velocidad que ella usa mientras se masturba.

4. Prestá atención a sus zonas erógenas: muchas mujeres cometen el error de dirigirse directamente hacia el pene de su compañero. Sin embargo, la gran mayoría de los hombres son muy sensibles en otras partes de sus cuerpos, como las tetillas, el escroto, y el perineo. Si tu hombre no tolera que estimules su pene directamente sin querer penetrarte, asegúrate de invertir más tiempo en estas otras áreas de su cuerpo.

5. Experimentá con caricias variadas: recorré el cuerpo de tu pareja suave y delicadamente con la puntita de tus dedos, de manera que le ocasiones escalofríos. De igual manera, podés experimentar con caricias mucho más agresivas, incluso usando tus uñas para raspar su piel y provocar otro tipo de sensaciones. Tomalo poco a poco y medí su tolerancia y respuesta a estas caricias más agresivas. Si lo disfruta y te pide más, seguí por ahí e incluye nalgadas y todo lo que se te ocurra.

6. Experimentá con distintos ritmos: excitá a tu pareja y luego retirate. Tentalo/a. Haciendo esto, aumentás también tu propio nivel de excitación. Él/ella, por su parte, quedará rendido/a a tus pies. No sabrá cuándo vas a continuar acariciándolo/a o cuándo vas a cambiar el patrón o parar del todo. Su excitación se ve incrementado por la anticipación que le provee este tipo de juego.

Leer Tambien

Aumentó la ocupación de los locales comerciales por la recuperación de las actividades

Un sondeo de la Cámara de Comercio evidenció signos de reactivación comercial. La cantidad de …

Dejá una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.